Algunas luces sobre las causas de la baja presencia de mujeres en los puestos de dirección de las empresas

Coincidiendo con la ‪conmemoración del día de la Mujer Trabajadora en el mundo. Se ha hecho público un estudio sobre La mujer directiva en España, iniciativa de la Fundación ISOTES y PWC. Se trata de un estudio basado en entrevista a  65 Directivos y una consulta on-line a 850 personas

Junto con los resultados nos pone sobre e papel algunos datos que revelan el panorama actual:

  • Más del 60% de los actuales licenciados son mujeres,
  • El 45% del mercado laboral español es femenino y en un porcentaje similar el denominado de alta cualificación, ocupado por licenciados e ingenieros. Pero cuando avanzamos en la carrera hacia la alta dirección, los porcentajes bajan estrepitosamente.
  • Aproximadamente un 20% de las Direcciones funcionales están ocupadas por mujeres. Superándose este porcentaje en las áreas de marketing y RRHH y asesoría jurídica (30%). En las direcciones financieras, comerciales y de negocio, posiciones desde donde se accede a la dirección general con mayor frecuencia, los porcentajes bajan hasta el 15%.
  • En la alta dirección de las compañías, las mujeres no llegan al 10%. En la actualidad, en más de la mitad de las compañías del IBEX 35 la presencia de mujeres en Consejos de Administración no llega al 10%.

Los resultados del estudio revelan como principales barreras:

  • La dificultad que tienen las mujeres para conciliar la vida personal con la profesional, quienes siguen siendo vistas (por los demás y por ellas mismas) como las principales responsables del cuidado de familiares y del hogar. La maternidad coincide en muchos casos con el momento de desarrollo profesional clave para acceder a puestos directivos.
  • Todavía muchas empresas tienen un estilo de organización heredado de hace años, cuando los hombres trabajaban y sus mujeres estaban en casa cuidando a la familia. El trato ahora a la mujer suele ser igualitario al hombre, pero las circunstancias de las mujeres no lo son.
  • Las promociones a la alta dirección las hacen los que ya han llegado y son hombres en su mayoría. Ellos eligen entre sus círculos, conocidos y personas de confianza que suelen ser también hombres. En algunos entornos, los hombres promocionan por su potencial y las mujeres por sus resultados.
  • Las mujeres tienen menos visibilidad, exigen menos que los hombres y se focalizan más en el desarrollo del trabajo que en las relaciones personales en el ámbito profesional.

¿Qué papel tienen los diferentes actores en la  mejora de esta situación?

La situación tiene muchas implicaciones y afectando profundamente a la cultura de los países, de las organizaciones y de las familias no tiene una solución única. Solamente actuando desde todos los ámbitos se podrán conseguir avances significativos: gobiernos, empresas, responsables de equipos, headhunters, medios de comunicación, escuelas de negocio y también de las propias mujeres que aspiran a desarrollar una carrera con las mismas reglas del juego y condicionantes que los hombres, en entornos donde la preparación, la valía y el rendimiento sean las únicas claves para progresar. El estudio apunta  propuestas para cada uno de los actores

Los problemas no son muy diferentes para el conjunto de las mujeres trabajadoras:

Antes de cerrar este contenido, y sin abandonar la problemática de las mujeres ante el trabajo, pero ahora mirando a otro segmento de la población femenina trabajadora,  traemos datos de otro estudio anterior de la fundación Adecco que analiza las dificultades de las mujeres con responsabilidades familiares en un entorno monoparental. Sin entrar en detalle del perfil de éstas mujeres, buena parte de las dificultades, en este caso para obtener y/o mantener un puesto de trabajo, son enormemente coincidentes con el trasfondo de las barreras enunciadas anteriormente:

  • Prejuicios negativos ante las dificultades para atender su profesión y sus cargas familiares.
  • Gran parte de las mujeres (67,5%) declara haberse sentido discriminada, en alguna ocasión, al haber visto mermadas sus oportunidades profesionales por ser madre o estar en edad de serlo.
  • Un  24,7% de las encuestadas ha renunciado a puestos de mayor responsabilidad debido a la imposibilidad de conciliar por sus obligaciones familiares.
  • Un 71% denuncia que las medidas de conciliación de su empresa son insuficientes.

Echando un vistazo a los diferentes informes y consultas,  la mayoría reconocen un avance importante, y también la mayoría apunta la necesidad de no abandonar los esfuerzos realizados, medir el avance y ser hacer una apuesta decidida por eliminar las barreras.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s